La comisaria
Arturo Conandelio se sienta en un rincón de la habitación y tamborilea nerviosamente con los dedos sobre el recodadero mirando su reloj. Los policías se reunieron alrededor de él, por sus rostros serios se puede entender que todos también esperan tu llegada.

Comienzas a contar todo lo que lograste a descubrir: sobre la harina, el polvo de zinc, Gonzalo Guardiola y la reunión en el invernadero.
Arturo Conandelio dice:

—¿A las 19:30, dices? ¡Vaya, es en 20 minutos! ¡Hay que salir de prisa para atrapar a este Gonzalo con las manos en la masa!

Los policías junto con Arturo Conandelio, se apresuran a salir de la comisaría.